Block
Colegio

Somos un cole diferente

La Quinta’l Texu es un colegio laico y mixto para Educación Infantil y Primaria, gestionado por una cooperativa de padres sin ánimo de lucro y reconocido por la Consejería de Educación. Con una pedagogía activa no directiva, se posiciona como una alternativa educativa en Asturias. Su enfoque se centra en la libertad, interacción y experimentación en un entorno seguro y familiar. El colegio proporciona espacios seguros, adaptados y libres de peligros, donde los niños pueden explorar y aprender de manera autónoma, utilizando materiales accesibles y participando en situaciones cotidianas que fomentan su desarrollo y comprensión del mundo.

 

Alumnado

La Quinta’l Texu es un colegio donde los protagonistas son los niños y las niñas. Sus edades se corresponden al segundo ciclo de infantil (de 3 a 6 años) y a la etapa de primaria (de 6 a 12 años).

En el caso de primaria, los alumnos se dividen en dos ambientes, el primero de 6 a 8 años y en el segundo entre 9 y 12 años. Estos ambientes son abiertos permitiendo la convivencia conjunta de todos ellos.

 

Equipo pedagógico

Dirección y Orientación Pedagógica: Dña. Laura Laviana Fernández.

Profesorado:

Infantil: Dña. María Olaso García, Dña. Belén Silos Suárez.

Primaria: D. Carlos Camacho Pérez, D. Iván Vallejo González, D. Andrés Corrales Domínguez, Dña. María Rodríguez Suárez-Valgrande.

Horario

El colegio abre sus puertas a las 8:00 hs y las cierra a las 15:30 hs. El inicio de la jornada la jornada lectiva es a las 9:00 hs y la finalización a las 14:00 hs, de lunes a viernes, ajustándose al calendario escolar marcado por la Consejería de Educación y Ciencia del Principado de Asturias para cada curso escolar.

Las familias desempeñan un rol crucial en La Quinta’l Texu, contribuyendo no solo a su creación y lanzamiento, sino también a su mantenimiento y sostenibilidad. Existe una relación estrecha y basada en la confianza entre las familias y los acompañantes, fortalecida por reuniones trimestrales y eventos familiares, lo que permite una colaboración efectiva entre el hogar y la escuela.

Las familias tienen un canal abierto para proponer actividades que enriquezcan el aprendizaje de los niños, como talleres o eventos culturales, siempre respetando la iniciativa de los niños en su propio proceso educativo. Además, las familias aportan sus habilidades y conocimientos al proyecto a través de diversas actividades como talleres de música, manejo del huerto escolar y cuentos en diferentes idiomas.

Las familias también participan activamente en la organización de salidas y eventos, apoyando a los acompañantes y contribuyendo a la creación de materiales y recursos económicos para el colegio. Importantes son también los periodos de familiarización y adaptación, donde las familias pueden estar presentes durante la jornada escolar, lo que les permite entender mejor la dinámica diaria del colegio, la convivencia entre los estudiantes y la metodología aplicada.

La Quinta’l Texu ofrece servicios adicionales para adaptarse a las necesidades de las familias:

  • Madrugadores: Disponible desde las 8:30h, se adapta a las necesidades de las familias que inician temprano su jornada laboral. Puede contratarse de forma flexible por días sueltos, semanal o mensualmente, y se lleva a cabo con la presencia de un acompañante del equipo docente.
  • Comedor: Pensado para familias que no pueden recoger a sus hijos a la hora de salida, empieza a las 14h y finaliza a las 15:30h. No se cocina en el colegio, los niños deben traer su propia comida, y se provee espacio y acompañamiento durante este tiempo.
  • Actividades Extraescolares: Ofrecidas después del horario escolar, estas actividades complementan la oferta educativa del colegio y abarcan un rango variado que incluye música, danza, idiomas, cocina y psicomotricidad, entre otras. Las propuestas cambian diariamente y comienzan después del servicio de comedor, con horarios variados.

Estos servicios están diseñados para enriquecer la experiencia educativa y facilitar la logística diaria de las familias, asegurando que los estudiantes continúen en un entorno de aprendizaje estructurado y de apoyo incluso fuera del horario escolar regular.

El colegio descrito ha sido meticulosamente diseñado con espacios que fomentan el aprendizaje activo y la creatividad a través de zonas de juego y experimentación específicas tanto para la educación infantil como primaria.

Los espacios exteriores están segmentados por edades y diseñados para actividades físicas, con un área de 150 m² para Infantil y una más amplia de 910 m² para Primaria. Las salas polivalentes ofrecen entornos para música y representación, con instrumentos y equipo para la expresión artística; áreas para la construcción y movimiento libre; y zonas de psicomotricidad con equipamiento adecuado para el desarrollo motor.

En la planta baja del edificio principal, el área de infantil se divide en zonas temáticas que reflejan la vida cotidiana y fomentan la creatividad. Estas áreas están alineadas con la pedagogía Montessori y permiten a los niños jugar y aprender de manera estructurada, promoviendo la concentración y el recogimiento.

Para Primaria, se han creado dos salas principales que cumplen con los requisitos del currículo oficial y responden a las necesidades de los estudiantes. La Zona de cajas es un espacio personal de almacenamiento y vestuario. El Laboratorio es un área de experimentación científica con herramientas y materiales para la exploración. La Mediateca es un entorno de aprendizaje versátil para la lectura, investigación y trabajo en equipo, con áreas dedicadas para biblioteca, informática y manualidades.

La Zona de Construcción/Creación está equipada con materiales variados para proyectos de construcción de gran, mediana y pequeña escala, facilitando el juego simbólico y el desarrollo de habilidades motoras finas y gruesas, así como capacidades cognitivas como la estimación y la previsión.

Por último, la Zona de Concentración es un área dedicada a actividades que requieren enfoque y tranquilidad, con espacios designados para juegos de mesa y aprendizaje manipulativo, reforzando destrezas en áreas como matemáticas y lectoescritura.

Cada espacio está diseñado pensando en el bienestar y desarrollo de los estudiantes, proporcionando un ambiente seguro, estimulante y adaptado a sus necesidades evolutivas, lo que permite un aprendizaje significativo y contextualizado.